Los niños prematuros

¿Qué es un niño prematuro? Según la fría definición un niño prematuro es, en general, aquel que nace antes de la semana 37 de gestación y/o con un peso inferior a los 2.500 gramos. Los padres de estos niños sabemos, sin embargo, que no son sólo eso, son mucho más. Seguramente sólo los padres podamos contestar a esta pregunta. Nosotros sabemos que los niños que nacen de forma prematura son niños de apariencia frágil, vulnerable, enfermiza, desvalida, pero que, en esencia, son fuertes, resistentes, luchadores, vitales y, en definitiva y por todo ello, admirables.

En este apartado hablamos de riesgos, secuelas, complicaciones, enfermedades, porque todas estas posibilidades pueden darse desde el momento del nacimiento de un bebé prematuro y como padres que velamos por el bienestar de nuestros hijos, debemos conocer todo lo que puede sucederles. ‘Saber’ nos da la opción de reaccionar pronto y bien y evitar o paliar las posibles consecuencias.

La prematuridad es la condición neonatal que conlleva el riesgo más elevado de mortalidad, morbilidad y discapacidad y, aún así, estos niños reúnen en un cuerpo muy, muy pequeño las mayores ganas de vivir y las mejores armas para superar cualquier adversidad. Nosotros, los padres, lo hemos comprobado en cada uno de nuestros hijos.

Ver documento (PDF)

250x188-images-stories-aprem-ninos_prematurosHasta ese momento, hasta el momento en que tu vida da un giro tan radical, no te planteas lo que es un niño prematuro. Yo, al igual que la gran mayoría de la gente, pensaba que un bebé podía nacer antes de tiempo (claro, unas semanitas, no muchas), y cuando era así tenía que pasar unos días en la incubadora para que engordase y ¡hala! para casita. Pero no, las cosas no son así, y menos si tu bebe nace, no un par de semanas antes, sino mucho antes. Mi hija nació tres meses y medio antes de lo previsto, es decir, nació con tan sólo 25 semanas de gestación.

 

¿Qué te planteas en ese momento? Mil cosas se me pasaron por la cabeza, empezando por preguntarme un sinfín de porqués ¿Por qué me ha pasado esto?, ¿por qué me ha tocado a mí?, ¿por qué mi hija nace tan pronto? … Pero, lógicamente, lo que más me preguntaba era ¿es posible que mi hija pueda sobrevivir, un bebé de 25 semanas es viable? De repente, el mundo se desmorona a tu alrededor, todo lo maravilloso que habías imaginado que sería el nacimiento de tu hija, resulta que no tiene nada que ver con la experiencia tan dura a la que te enfrentas en ese momento. Sin embargo, estos pequeños son, en muchas ocasiones, unos luchadores natos, son más fuertes de lo que quizás podamos llegar a imaginar y muchísimos de ellos salen adelante. Con más o menos dificultades luchan con uñas y dientes para aferrarse a la vida…

Después de cuatro años me siento orgullosa de mi hija, de lo que ha luchado, de lo bien que se enfrenta a las dificultades derivadas de su prematuridad, y siempre le estaré infinitamente agradecida por quedarse junto a mí. También agradeceré siempre el esfuerzo del personal sanitario y resto de profesionales que hicieron todo lo posible para que hoy mi hija sea una niña feliz, alegre y guerrera como la que más (quizás demasiado, ¡menudo carácter!)

Así que animo a todos las mamás y papás que se enfrentan a esta situación a luchar junto a sus pequeños; ellos son los que nos dan la fuerza que en ocasiones nos puede faltar.

  • No nos olvidamos de que hoy se celebra el Día Mundial del #SíndromeDown. Hoy cambiamos la mirada también! https://t.co/RMcf62Hcrz